A PROPÓSITO DEL 8 DE MARZO: MUJER, MATERNIDAD Y TRABAJO


A PROPÓSITO DEL 8 DE MARZO: MUJER, MATERNIDAD Y TRABAJO

Estos días los periódicos se llenan de datos sobre la denominada “brecha salarial” entre mujeres y hombres, sobre las distintas tasas de ocupación de cada sexo y los ratios de participación de unas y otros  en el trabajo a tiempo parcial o  en la condición de autónomo, entre otros. Elemento común a estos análisis es la constatación de que la maternidad es factor de absoluta relevancia para explicar tanto la citada “brecha”, como la menor tasa de ocupación de las mujeres o su mayor opción por el trabajo a tiempo parcial o la condición de autónomo.

En la mayor parte de lo que se escribe al respecto hay un tufillo expreso o implícito de consideración de la maternidad como algo negativo que penaliza a la mujer. Esta forma de afrontar el análisis de estas situaciones olvida a juicio de AVANZA dos consideraciones relevantes: la libertad de las mujeres que voluntariamente apuestan por la maternidad y el dato de que esas mujeres están haciéndonos un inmenso favor a todos con su decisión, dada la situación de suicidio demográfico (A. Macarrón) de España que genera -entre otros gravísimos problemas- el de la amenaza de inviabilidad de las pensiones, el otro problema de actualidad periodística estos días.

Estamos ante unos problemas muy complejos: si para luchar contra la brecha salarial y la menor tasa de ocupación de las  mujeres, incentivamos una visión negativa de la maternidad y, con ella, un desprecio injusto a la libertad de quienes optan por ser madres y un agravamiento de la crisis demográfica que, a su vez, agravaría el peligro para las futuras pensiones. La política es así: si solo se contempla un problema, por serio que sea, o una sola perspectiva de análisis de los problemas y se proponen soluciones facilonas, se puede estar agravando ese problema y muchos otros en paralelo.

Es lo mismo que sucede con las pensiones: si para subir hoy las pensiones, elevamos la presión fiscal, podemos estar incentivando el desempleo y, por tanto, aumentando el agujero del sistema de pensiones que hará peligrar aún más aquellas pensiones que queríamos subir. El voluntarismo ayuno de inteligencia y la demagogia no ayudan a resolver de verdad los problemas de la gente y para AVANZA la resolución de los problemas de la gente es el objeto principal de la política. Por eso nunca nos apuntaremos a la subasta al alza de aquellos partidos que ofrecen todo a todos sin preocuparse de si eso es posible y sostenible y aunque las propuestas presuntamente generosas puedan ser dañinas a medio plazo para todos, incluidos los presuntos beneficiarios de las mismas. Para AVANZA las personas son lo primero y no solo como eslogan de acto de fin de semana.

Los criterios con que AVANZA afronta los problemas citados de la mujer en el mercado laboral pasan por las siguientes consideraciones:

  • La libertad de la mujer para ser madre merece no solo todo el respeto, sino el aplauso social y el agradecimiento colectivo.
  • Resolver las consecuencias negativas para la madre de su opción por la maternidad en el mercado de trabajo es, en consecuencia, responsabilidad de todos y debe formar parte de una política moderna de apoyo a la maternidad inexistente hoy en España y que para AVANZA es una prioridad política.
  • Luchar contra la “brecha salarial” desde una perspectiva de rechazo a la maternidad es profundamente injusto y, además, irresponsable en las circunstancias demográficas de España hoy.

Estos problemas exigen una perspectiva política no de enfrentamiento entre hombres y  mujeres, entre maternidad y trabajo o entre generaciones; sino una perspectiva de solidaridad por el bien común que es la perspectiva de AVANZA.

C/Ferraz 35, 1º dcha. - 28008 MADRID

+34 910 642 278

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.