Escuchando a Carles Puigdemont y a otros representantes políticos del mundo secesionista diríase que la esquizofre..." />

POR FIN EL 155. Y AHORA, ¿CUÁL ES EL PROYECTO?


POR FIN EL 155. Y AHORA, ¿CUÁL ES EL PROYECTO?

Escuchando a Carles Puigdemont y a otros representantes políticos del mundo secesionista diríase que la esquizofrenia política se ha hecho viral en Cataluña. Escuchándoles hablar sobre la DUI, sobre el sedicente derecho a decidir, sobre el sometimiento del pueblo catalán, sobre el golpe de estado perpetrado por el Gobierno de la Nación con la aplicación del artículo 155 de la Constitución, no cabe más remedio que pensar que esta élite política o bien han perdido la cordura, lo que no es creíble a la vista de su contumacia en las acciones y decisiones políticas, o se encuentran instalados en la postverdad con el único fin de perpetuarse en el poder llevando a millones de ciudadanos catalanes y por extensión al resto de los ciudadanos españoles, a un abismo legal, económico y de convivencia. 

Llegados a este punto la aplicación del artículo 155 no era una opción, sino una obligación para los poderes del estado con el objeto de asegurar el orden constitucional y el normal funcionamiento de las instituciones, ante la deslealtad de las autoridades catalanas y la vulneración del Estatuto y la Constitución, socavando la armonía y la convivencia en la propia sociedad catalana, como expuso S.M. el Rey en su alocución del pasado tres de octubre.

Desde AVANZA se venía pidiendo reiteradamente la aplicación del artículo 155 como instrumento para garantizar el cumplimiento del orden constitucional, por eso mostramos sin matices nuestro apoyo al Gobierno, quien en Acuerdo del Consejo de Ministros del sábado 21 de octubre en aplicación del artículo 155 de la Constitución, propone al Senado una serie de medidas y plazos, que independientemente de coincidir en su alcance y profundidad, son imprescindibles para garantizar la legalidad vigente. 

Medidas necesarias, pero no suficientes. El problema del independentismo y del nacionalismo populista esgrimido por las élites políticas, requiere abordar desde la reflexión y con serenidad las causas de fondo que han motivado el verdadero descontento de la sociedad, caldo de cultivo aprovechado impunemente por estas élites para abanderar el secesionismo y así ocultar su fracaso a la hora de solucionar los verdaderos problemas de las personas. 

El cese del gobierno catalán en pleno, la asunción de sus competencias por el Presidente del Gobierno y sus ministros y el control de la Administración, son medidas que permiten evitar nuevos despropósitos desde los órganos de Gobierno autonómicos. Nos preocupa, no obstante, que el compromiso de convocar elecciones autonómicas en el plazo de seis meses -inteligente, como anuncio político, en el regate en corto- esconda en realidad la incapacidad o la falta de ambición del Gobierno y los partidos para profundizar en los problemas y abordar con valentía las reformas necesarias.  

En cómo aplique el Gobierno su control de la administración catalana observaremos la voluntad de auditar realmente la situación. Veremos si existen como dicen los planes de fondo de Rajoy para Cataluña o para España. España necesita un plan de futuro con Cataluña y para Cataluña en España. Y para La Rioja, Murcia, País Vaco o Canarias. Pero sobre todo para quienes más necesitan asegurar su autonomía: los hogares españoles, que quieren recuperar, en libertad, las riendas de su futuro. Un proyecto para los hogares y no para los territorios.

Dónde están los intelectuales, los historiadores y los juristas que analicen sin prejuicio nuestro pasado y nuestro presente, dónde los líderes políticos sin intereses espurios y una visión cortoplacista circunscrita a cumplir el formalismo demagógico de quitar a unos para poner a otros en un juego cerrado de las élites gobernantes, capaces de proponer una política para España que permita erradicar las causas que nos han llevado hasta aquí, y así recuperar nuestro futuro.

En AVANZA creemos llegado ese momento, el momento de recuperar nuestro futuro. El momento de dejar atrás un sistema político que ha alumbrado esta situación y que puede reproducirse en otros rincones de nuestra geografía auspiciado por unas élites corruptas como ya ha sucedido en Cataluña en connivencia -tanto pasiva como activa- con otras élites similares en el Gobierno del Estado, ese momento de proponer un proyecto integrador y de futuro para España ha llegado. La sociedad española no puede seguir siendo testigo inerte de este mal endémico que padecemos. ¿Seremos capaces de mirar nuestras miserias sin miedo y de señalar con el dedo nuestros defectos y carencias? ¿Cuál es la propuesta del PP, del PSOE, de C’s y de Podemos para la reforma de nuestra democracia?

Todas estas reflexiones y preguntas son necesarias para encontrarle la salida a este callejón.

C/Ferraz 35, 1º dcha. - 28008 MADRID

+34 910 642 278

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.